lunes, 17 de enero de 2011

De violencia verbal, violencia física: Murcia, la sociedad enferma.

Un político murciano agredido, consejero de cultura para más señas.

Un pómulo roto, semanas de violencia verbal entre partidos de irresponsables.

Se cosecha lo que se siembra, y en Murcia se siembran cosechas peligrosas, acaso también regadas con el agua que se escaquea a los ciudadanos castellanos.

La brutal agresión a un cargo público, enmarcada en el contexto de una crisis que los políticos no han dudado en transladar al ciudadano de a pie mientras protegen apoyan y tal vez encubren a los sectores responsables no debería sorprender a nadie. La desvergüenza de los dirigentes, pasada por alto en las épocas boyantes, queda al descubierto cuando se exige al ciudadano apretarse el cinturón y este descubre que el cinturón no aprieta a todo el mundo por igual.

Adobadas las corruptelas habituales con las generadas por el modelo de especulación y ladrillo, sostenido contra todo y contra todos, medio ambiente y bienestar de los ciudadanos de la Castilla central incluidos, no es de extrañar tampoco que la tensión generada por los apaños, amaños y rencillas entre corruptos acabe estallando por alguna parte.

Si finalmente añadimos a semejante fórmula la irresponsabilidad y sectarismo de los partidos y los medios de comunicación no es de extrañar que la sustitución del raciocinio y el intercambio de opiniones por la descalificación barata y falaz, cuando no amenaza e insulto, no deberíamos sorprendernos por sucesos como el que nos ocupa.

Y si como guinda del pastel, a los excesos de sindicatos, y oposición, al sectarismo de los medios de comunicación y a la tensión social se añade un presidente autonómico irresponsable y chulesco, lo que soprprende no es sino como es posible que sucesos lamentables como el que nos ocupa no hayan sucedido antes y de manera habitual.

Cuando hasta el presidente autonómico de la región de Murcia, que debiera dar ejemplo, decide amenazar a los ciudadanos de Castilla- La Mancha y del estado con un discurso agresivo como medio para intimidar mediante el recurso a la violencia verbal tanto al estado como a la autonomía de Castilla-La Mancha; es evidente que la sociedad murciana está enferma, que la enfermedad atañe a todos los niveles desde la sociedad civil hasta su máxima autoridad y que esta sociedad constituye un peligro tanto para sí misma como para sus vecinos.

Si los partidos murcianos y sus instituciones, con el presidente a la cabeza, están perdiendo la capacidad para regirse a sí mismos, lo mejor será que, como cualquier otro discapacitado, esa autonomía quede bajo la inmediata tutela de otro. Que se suspendan sus instituciones, que el estado tome el control y que la justicia y la psiquiatría tengan campo libre para acanzara investigar el grado de podredumbre de una sociedad depredadora que lleva años sangrando los recursos de sus vecinos y no harta de destruir a quienes la rodean parece firmemente resuelta a destruirse a sí misma. Más vale que la justicia no siga mirando hacia otro lado.

PD: La Plataforma en Defensa del Tajo y Mesta Asociación Sociocultural Castellana emprendieron acciones ante la justicia y el defensor del pueblo por las "palabras" del presidente murciano a propósito de defender el trasvase Tajo-Segura mediante las armas. Al parecer y para la justicia en España, cuando un presidente amenaza hay que tomarse sus palabras como un mero exceso verbal. Si lo hace en cambio el ciudadano de a pie, no digamos ya si lo hiciese un cargo público catalán o vasco estaríamos en cambio hablando de un delíto de incitación a la sedición, con amenaza de cárcel y notable escándalo mediático.

Si nadie ha puesto coto a la violencia y a la degradación social murciana en los últimos meses, y los toques de atención acaban en la papelera de un juzgado o del manifiestamente inutil pero bien remunerado "defensor del pueblo" la situación solo puede ir a peor. Más valdría que la sectaria y nada independiente justicia española llamara al orden a todos los actores de la sociedad murciana y más valdría a esa sociedad ser más respetuosa y solidaria consigo misma y con sus vecinos.

2 comentarios:

Nuño dijo...

Hola amig@s:

Mi nombre es Pablo, soy el responsable del directorio de webs y blogs castellanos EL ECO DE PADILLA.
Antes de nada quiero felicitaros por vuestro proyecto y animaros a que no desistáis en vuestra iniciativa pues desde nuestro punto de vista el medio rural es un elemento esencial para el desarrollo del pueblo castellano y forma parte de la idiosincracia de Castilla.

Asimismo queremos agradeceros vuestro enlace y nos gustaría invitaros a participar en nuestro proyecto, incluyendo: 'La vieja aldea' en nuestro directorio.
Si estáis interesados escribirnos un email a: elecodepadillablogs@gmail.com

Es un placer conoceros y espero que sigamos en contacto.

Un abrazo.

Lunnaris dijo...

Me quedo con: "Que sean más solidarios con sus vecinos..."

Pues sí, es una vergüenza el expolio del agua que sufre Castilla sur a manos de murcianos y, en menor medida, valencianos.

Por culpa de los campos de golf, huertas interminables y las macrourbanizaciones de lujo, el Tajo agoniza, literalmente.

Si Murcia no tiene recuersos hídricos suficientes, pues deberían replantearse el modelo de su desarrollo y utilizar la cabeza para ello porque ¿a quién se le ocurre montar campos de golf y huertos en pleno desierto? Es de bobos, no se pueden mantener sin agua esas infraestructuras y ellos saben perfectamente que NO TIENEN AGUA, pero claro... al lado está el vecino castellano, que sí tiene, y no se queja...