miércoles, 20 de enero de 2010

El Partido Castellano denuncia falta de respeto de Valencia y Murcia en el tema del Tajo

La campaña de presión desatada por los partidos y medios de comunicación valencianos y murcianos respecto al trasvase del Tajo sigue desencadenando reacciones. Así el pasado día 16 la asociación castellana Mesta hacía público un manifiesto sobre el tema:

http://laviejaaldea.blogspot.com/2010/01/comunicado-de-mesta-asociacion.html

El Partido Castellano (PCAS) ha realizado esta mañana en rueda de prensa, convocada por su Secretario General, Pedro Manuel Soriano, las siguientes declaraciones:

El PARTIDO CASTELLANO (PCAS), en rueda de prensa celebrada la mañana de hoy en Toledo, ha denunciado la falta de respeto y el trato despectivo que utilizan los partidos políticos de Murcia y la Comunidad Valenciana cuando tratan temas referentes al agua de Castilla y al Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha.

En opinión del Secretario General del PARTIDO CASTELLANO (PCAS), Pedro Manuel Soriano, «las manifestaciones que escuchamos a diario en los medios de comunicación, dan a entender que la obligación de Castilla, como “buena y obediente colonia” de los potentados levantinos, es abastecer de agua del Tajo a las comunidades de Levante, sea cual sea la situación del río. Declaraciones que faltan al respeto a los ciudadanos de Castilla-La Mancha, que pretenden insultar y minusvalorar a unos ciudadanos que ven cómo su río Tajo se deriva hacia Levante antes incluso de empezar a circular por su propia cuenca y que asisten, estupefactos en la mayoría de los casos, al silencio vergonzoso y vergonzante de nuestros representantes políticos, que no dudan en coger las pancartas en Talavera para evitar que la sociedad civil les deje en ridículo, pero no son capaces de dar un puñetazo sobre la mesa y defender con uñas y dientes a su tierra y a los ciudadanos que les han elegido y que les pagan sus cuantiosos sueldos y prebendas. Si los dirigentes autonómicos de PSOE y PP no son capaces de defender los intereses de su tierra frente a sus partidos (han resultado muy gráficas las palabras del Ministro de Industria diciendo, en relación a otro asunto, que lo que opine el Sr. Barreda no tiene ninguna importancia), su obligación ética es dimitir de sus cargos o abandonar sus partidos. Si no lo hacen, demuestran ser cómplices de los males que aquejan al Tajo y a Castilla-La Mancha.

Esta actitud de los dirigentes del PSOE y el PP de Castilla-La Mancha recuerda a la obediencia ciega con que aprueban los Diputados y Senadores elegidos por las provincias de esta Comunidad todas las propuestas que sus “jefes en Madrid” les ordenan, ya sean buenas para esta Comunidad (no tenemos ningún ejemplo de ellas en este momento) o ya sean pésimas para ella, como fue el caso del Estatuto de la Comunidad Valencia (que se arroga los supuestos excedentes de todas las cuencas hidrográficas de España), del andaluz (que se arrogó la gestión exclusiva del Guadalquivir, aunque ello perjudicara a toda la comarca de Puertollano) o de la nueva Ley de Financiación Autonómica (que beneficia sobremanera a Cataluña o Andalucía a cambio de unas migajas para Castilla-La Mancha). Todas estas leyes fueron aprobadas con el voto cómplice de los Diputados y Senadores de PSOE y PP de Castilla-La Mancha, sin rechistar.

Causa sonrojo y vergüenza seguir las vicisitudes del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha en su aletargado proceso en las Cortes Generales, de donde no han tenido ningún empacho en hacer desaparecer la paralización del Trasvase del texto, con el acuerdo unánime de PSOE y PP, los mismos que decían defender el Estatuto tal y como salió de las Cortes autonómicas. Pero tampoco IU se queda atrás en su desvergüenza, pues han demostrado en Murcia y en la C. Valenciana que son exactamente iguales que PSOE y PP: da igual que IU esté dirigida por un castellano, Cayo Lara, en Murcia y en Valencia no tienen ningún problema en apoyar el Tajo-Segura y callar por la derogación del Trasvase del Ebro. Es evidente que para los partidos mayoritarios una cosa en lo que ocurre en Castilla-La Mancha y otra muy distinta es si entra Cataluña en el juego, entonces todos callan y aceptan sin rechistar.»

El PARTIDO CASTELLANO (PCAS) quiere aprovechar para pedir a los partidos nacionalistas y regionalistas del Congreso de los Diputados que ignoren la petición del Bloc Nacionalista Valencià de negarse en el Congreso a apoyar una reserva hídrica para Castilla-La Mancha (la paralización del Trasvase ya ha desaparecido definitivamente del texto, gracias a PSOE y PP), pidiéndoles que no se entrometan en cuestiones que no afectan a sus Comunidades, así como exigir al BNV que no trate a Castilla como si fuera una colonia que sólo sirve para abastecer a Valencia de materias primas y mano de obra barata.